Tips de uso eficiente - Refrigeradores y Congeladores

Entender bien la Etiqueta de Eficiencia Energética

Entender bien lo que dice la Etiqueta de Eficiencia Energética del producto es primordial para su buen uso.

En el caso de los refrigeradores, el etiquetado nos indica su consumo de energía en kWh/mes junto a su capacidad (o volumen) útil (en litros), tanto del refrigerador como del congelador que define lo que en realidad es capaz de almacenar en cuanto a alimentos. En el caso de congeladores, se indica solamente la capacidad útil del congelador.

  • Nombre o marca comercial del proveedor
  • Identificación del modelo del proveedor
  • Categoría del modelo del aparato de refrigeración doméstico (refrigerado, refrigerador-congelador o congelador).
  • Clase de eficiencia energética del modelo.
  • Consumo mensual del aparato calculado bajo condiciones estandarizadas.
  • Volumen / Capacidad en litros para almacenar alimentos frescos y congelados en cada compartimiento.
  • Identificación mediante estrellas y °C, de la potencia de enfriamiento que alcanza el compartimiento de alimentos congelados.



¿Cómo comprar e instalar de manera responsable un refrigerador?

A la hora de comprar un refrigerador o un congelador:

  • Primero, infórmate de si existen líneas de recogida y reciclado para tu viejo aparato.
  • Busca aquellos que tengan etiqueta energética de clase A+ o A++. ¡Top-Ten te ayuda para tener toda la información energética!
  • Trata de buscar un refrigerador con luces LED. Éstas producen menos calor y, como consecuencia, permiten una reducción en el consumo al tener que refrigerar menos.
  • Busca aquellos que estén exentos de CFCs, gases altamente dañinos para la capa de ozono.
  • Infórmate sobre su proceso de fabricación para saber si se han utilizado materiales reciclados.
  • Colócalo en un lugar fresco y bien ventilado lejos de cualquier fuente de calor.
  • Asegúrate de que el condensador, situado en la parte trasera del aparato, esté unos 15 centímetros alejado de la pared para que se pueda ventilar bien. Además, asegúrate de limpiarlo una vez al año para eliminar el polvo acumulado, esto último es primordial para un buen rendimiento del equipo.
  • Mientras más lleno esté el refrigerador, menos energía consume.
  • Evita abrir la puerta del aparato y ciérrala rápidamente si lo haces. Cuando se abre, se pierde frío inútilmente y obliga al compresor a ponerse de nuevo en marcha consumiendo más energía.
  • Coloca la temperatura adecuada en el refrigerador
  • No metas comidas calientes en el refrigerador o congelador, ya que necesitará más energía para enfriarlas. Trata de que se enfríen por sí solas y, luego, guárdalas.
  • Vigila que no se acumule hielo ni escarcha en el interior del congelador y del refrigerador, ya que actúan como aislantes y obligan a que el motor trabaje más para mantener una temperatura constante, disparándose así, el consumo de energía: una capa de tan sólo 3 mm en el congelador incrementa el consumo un 30%! Lo que se verá reflejado en la cuenta de la luz!