Emisión de CO2 y consejos para reducirla

  • Por Top-Ten Chile
  • En Noticias
  • Publicado hace 2 años

El 2015 finalizó con importantes metas y proyectos relacionados con el uso eficiente de la energía y la reducción del calentamiento global para los años venideros, dentro de los que destaca el acuerdo tomado por 196 naciones-incluido Chile- en la reciente Cumbre de París. Este compromiso busca disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), propósito que no sólo puede alcanzarse con cambios en la industria energética y su desarrollo, sino que también requiere del aporte individual de cada habitante mediante la eficiencia energética y utilización consciente de energía en los hogares, oficinas y transporte.

Si tomamos en cuenta que Chile pretende reducir sus emisiones de CO2 al 2030 en un 30% con respecto a los niveles de 2007 y, actualmente, los hogares chilenos producen 5 toneladas de este gas tóxico al año, se hace evidente la necesidad de cambiar los hábitos y tomar medidas para llevar a cabo un uso eficiente de la iluminación, los electrodomésticos, los sistemas de ventilación y automóviles, entre otros.


MEDIDAS QUE AYUDAN A REDUCIR LAS EMISIONES DE CO2:


Prefiere electrodomésticos y productos eficientes: si tienes pensado comprar un refrigerador, un televisor o una lavadora, asegúrate de revisar su etiqueta de eficiencia energética y opta por aquellos artefactos que sean de clase A+ a A+++. Esta decisión es tan significativa que si lográramos que todos los electrodomésticos del hogar fueran de bajo consumo, el gasto energético de una casa por año se reduciría en un 55%, porcentaje equivalente a 271 kg menos de C02 en el mismo período de tiempo.

Si necesitas conocer cuáles son los artefactos y automóviles más eficientes del mercado nacional, visita //www.top-ten.cl e infórmate antes de realizar una decisión de compra.


Reemplaza ampolletas económicas por LED: ahora que ya está prohibido vender incandescentes, aprovecha de cambiarlas por las más eficientes que cuentan con tecnología LED. Recuerda que éstas son fabricadas de materiales no tóxicos y reciclables, tienen una vida útil de 50.000 horas y permiten un ahorro energético entre 80% y 90%.

Evita imprimir documentos: antes de utilizar la impresora de tu hogar u oficina, piensa si es realmente necesario tener ese documento, cuenta o correo electrónico impreso, o si puedes trabajar con sus contenidos online. Cada vez que imprimes, no sólo consumes energía, sino que emites alrededor de 7kg de CO2.

No abuses de los sistemas de climatización: puede sonar extraño, pero muchas veces las diferencias extremas entre la t° exterior y la que hay dentro de las casas u oficinas, se debe a la poca adaptación natural de las personas a su ambiente. Por ejemplo, si es verano se recomienda andar lo más desabrigado posible y evitar que la diferencia entre ambas temperaturas supere los 10°C. De esta forma, sólo bajando un grado las exigencias de climatización, es posible ahorrar la emisión de 72 kg de CO2 al año. Además, se recomienda parametrizar la temperatura interior en verano a mínimo 24°C.

Opta por la bicicleta y/o caminar: cuando prefieres llegar a algún destino en bicicleta o a pie, no sólo estás ahorrando en combustible y evitando daño medioambiental con las emisiones de dióxido de carbono, sino que dejas de invertir en mantenciones para tu automóvil y aprovechas de ejercitarte.

En caso de que sea inevitable el uso de un automóvil, es recomendable seguir medidas de conducción eficiente y, si es posible, reducir la velocidad de desplazamiento de 110 km/hora a 90 km/hora. Sólo realizando este cambio durante el 10% de tu trayecto, puedes reducir las emisiones de CO2 en 55 kg al año.

Elimina el “consumo vampiro”: existe una amplia variedad de electrodomésticos y dispositivos electrónicos que consumen energía aún cuando están apagados, pero enchufados o en estado stand-by. Por esta razón, es de suma importancia que desenchufes todos los aparatos electrónicos o electrodomésticos que no estés usando y, así, podrás alcanzar un ahorro energético entre un 5% y 10%

Reduce el uso de ducha: aprovecha las temperaturas altas de verano y reduce los tiempos que solías usar en tus duchas de invierno y, además, opta por el agua tibia o helada. No olvides que, en promedio, un hogar invierte entre 25% y 30% de su presupuesto en energía de ducha.

Fuente: AChEE, Brave New Climate, ProChile, TBanc, El Mercurio y The Guardian.